Estética, emancipación y lo común en el arte

Parece que, en pleno siglo XXI, dentro la era de la comunicación y la información, vivimos con pavor el sentimiento de haber llegado a una especie de final, y más aún tras haber superado un apocalíptico 2020 que aún ensombrece lo que llevamos de 2021. En ese sentido, escuchamos constantemente que el próximo gran horizonte que la humanidad puede vislumbrar es la conquista de Marte, eso sí, sin tener en cuenta cuestiones como el futuro de nuestro planeta de origen o la solución de los conflictos que pudieran obstaculizar la colonización de Marte por parte de la humanidad en su totalidad, y no de únicamente una porción de los integrantes de la especie. Esa constante duda ciega sobre la posibilidad de un progreso, de un lugar distinto al que estamos viviendo, anega cada uno de los pilares de nuestra sociedad, y algo así percibimos también en el arte. Fruto de esos pensamientos nacen en nuestros días fenómenos como, por ejemplo, el de la cultura remix, que habiéndose dado cuenta de que no existen ya los artistas genuinos, busca generar una nueva serie de herramientas basadas en la apropiación y en el collage que permitan crear nuevos significantes y nuevos significados siempre utilizando objetos ya existentes. Dentro de todo este paradigma de búsqueda de los nuevos caminos a recorrer nos topamos con un título singular: Estética y emancipación. Hacia una teoría del arte de lo común.

Su joven autor, Javier Correa Román, es graduado en Biología Sanitaria por la Universidad de Alcalá de Henares y en Filosofía a través de la UNED. Teniendo en cuenta ambas vías de formación, Correa comprende una visión de su mundo esencialmente interdisciplinar, articulando su pensamiento a través de un método científico vertebrado por el pensamiento crítico propio de una educación filosófica. Sus preocupaciones abarcan grandes espacios, pero en esta ocasión es el mundo del arte el que ha tenido el honor de ser objeto de estudio y reflexión por parte del autor.

En el texto que presentamos desde Libargo editorial nos encontraremos con algunas de las claves para entender qué es nuestro arte hoy en día, pero sobre todo, qué es lo que quizás queremos que sea en un futuro próximo. Y ese futuro pasa, indudablemente, por la reflexión autocrítica sobre cómo nos reflejamos a nosotros mismos dentro de nuestras creaciones: debemos poner en duda si realmente el arte que desarrollamos presenta un sentimiento común a nuestra especie, que normalmente damos por hecho. Así, en Estética y emancipación nos vamos a encontrar con un constante ejercicio de deconstrucción que parte de la idea de que el mundo contemporáneo está dando lugar a un arte deshumanizado, para pasar luego a realizar un trabajo de reconstrucción de un arte humanizado, a través del análisis de proyectos como Boa Mistura o el centro social La Tabacalera. Dejando de lado la discordia o el belicismo, Javier Correa busca, en su lugar, un acuerdo, una avenencia que nos permita dar con ese ansiado arte emancipador, puramente humano y naturalmente personal.

Scroll to top